reconoce sus orígenes

La Presidenta Bachelet, el Nobel y Venezuela

Publicado: 2014-03-26

Lima concentra estos días a las figuras políticas en desuso que patean latas en América Latina, y que ejercieron en algún momento el poder en sus países (concluyeron su mandato con los más bajos niveles de aceptación). Ahora, convocados por el Nobel peruano apoyan y azuzan los movimientos violentistas de la oposición venezolana . Se reúnen en eventos aparentemente inofensivos, con temas como la democracia, la libertad, los derechos humanos, pero que en el fondo se montan para estimular el golpe de estado al gobierno del presidente Maduro. A Lima también llegan los agentes en gira, enemigos de la Revolución Bolivariana que sirven al poder mediático de la derecha internacional, integrado por empresas que distorsionan las noticias y atienden a intereses personales. No faltan también aquellos vandálicos que han participado en manifestaciones violentistas llamando a la guerra, en medio de hordas con el rostro cubierto (incendio de edificios, muerte a funcionarios del gobierno, sabotajes, trampas mortales), métodos y acciones de la oposición que la prensa escrita y televisiva no condena y que, por el contrario, propaga y ensalza. Sus héroes son sucios agitadores como Capriles , Leopoldo López o la envalentonada diputada María Corina que ahora intenta una forma de asilo en la OEA aceptando una representación de Panamá violentando las normas legales de su país. Resulta que el coraje de la diputada había estado poblada de miedos.

Quiero repetir que nuestro Nobel, cuando no era nobel, opinaba de los diarios: “mienten como respiran, son la abyección hecha tinta y papel”. Ese mismo periodismo hoy lo engríe y acoge cuando insulta a los presidentes de América Latina que no se pronuncian contra el presidente venezolano. Los llama cobardes, haciendo un mal uso de la fama que le otorga el Premio Nobel, tan distante de sus antecesores que defendieron con su voz las causas más nobles.

Los millones de españoles que salieron recientemente a la calle a protestar por la política ecónomica, la receta liberal que tanto fascina a Vargas Llosa y que ha llevado a España a la desesperación, abatida en la actualidad por seis millones de desempleados, 50% de paro juvenil que lo obliga a emigrar del país, ¿tiene cabida acaso esta información en los diarios limeños? ¿Le han dado sus mejores espacios los medios de incomunicación como los llama Eduardo Galeano?

La presidenta Bachelet , no bien asumió el gobierno, expresó su apoyo al presidente Maduro y defiende el pronunciamiento de los cancilleres que integran UNASUR. Lo han hecho también con valentía otros presidentes, voces soberanas que defienden la verdad y la dignidad de América.


Escrito por

Arturo Corcuera

Nació en 1935. Ha publicado, entre otros títulos, Noé delirante ((1963) , Primavera triunfante (1964), Las Sirenas y las estaciones (1976).


Publicado en

Arturo Corcuera

Nació en 1935. Ha publicado, entre otros títulos, Noé delirante ((1963) , Primavera triunfante (1964), Las Sirenas y las estaciones (1976).